“Hoy me doy cuenta que la vida es hermosa y es valioso vivirla” Testimonio agradecido de Enzo Gutiérrez

 

Enzo Darío Gutiérrez Soto tiene 30 años. Enzo llego a la Fundación derivado de la red Sur Oriente de salud (COSAM La Granja) 
Consultándole sobre como era su vida antes de conocer la Fundación Don Bosco, nos responde. 

“Antes de este proceso mi vida era solo drogarme, no tenía vida, pensaba solo en conseguir dinero para seguir drogándome, era algo así como estar pero no estar vivo y no disfrutar de las verdaderas cosas, mi familia no me aceptaba en la casa Estuve mucho tiempo en la calle, pase frio y hambre. Yo creía que no valía nada, sentía que nadie me quería y que yo no quería a nadie, pensaba y culpabilizaba a mi gente de todo lo que me pasaba. Pero creo y siento que el gran problema era yo”

Ante la pregunta de en que le ha ayudado su paso por la Comunidad terapéutica Valdoco de nuestra Fundación, Enzo nos comparte: Me ayudo a darme cuenta del porque llegue a caer en las drogas, trabajando mi historia de vida, pude sacar mis mayores dolores los cuales no me dejaban crecer.
Me ayudo a ver mis fortalezas y debilidades, mostrándome que si yo quería algo, con empeño y perseverancia lo podría lograr. Hoy gracias a esto estoy trabajado, generando mis propios recursos, voy a terminar mi enseñanza media y quiero conseguir estudiar algo relacionado en lo que trabajo que es ser Técnico en electricidad.

Descubrí que valgo por lo que soy y no por lo que dicen los demás, logre tranquilidad con migo mismo y con mi entorno familiar, acepte que en cierta forma estoy solo, pero que puedo construir una familia como yo quiero y principalmente una familia con mucho cariño, no tengo pareja y no quiero apurarme en ese tema, ya que quiero seguir logrando las metas que tengo, como el estudio universitario, un lugar propio para vivir, para buscar una pareja.

En los 8 meses que estuve en Valdocco crecí más que en toda mi vida, supe lo que era una familia y como debía ser esta, recibí cariño y apoyo, como nunca antes lo había recibido, pude contar mis dolores y desde ese momento pude ver que yo podía lograr cosas que nunca pensé, que nunca visualice, volví a vivir, pude recibir cariño y aprendí a dar cariño

Hoy me doy cuenta que la vida es hermosa y es valioso vivirla, puedo demostrar libremente mis emociones, trabajar tranquilo y con empeño lograr mis metas